amazon

Reto Enero/febrero 2021: Comienza a meditar a diario

Reto enero 2021: Comienza a meditar a diario




Ha comenzado un nuevo año y, como todo nuevo comienzo, viene cargado de energías renovadas listas para cumplir nuestros sueños y metas. ¿Has sentido alguna vez ese empujón que nos da el hecho de comenzar algo nuevo? ¿esa sensación de poder hacerlo todo? pues yo sí, en cada nuevo comienzo. Esa fuerza me hace comenzar generalmente muy bien, y es la que me ayuda a sostenerme cuando el tiempo pasa y es requerida la constancia y la fuerza de voluntad. Por eso considero importante tener expectativas altas cuando emprendemos algo nuevo, porque la energía mental que se genera es muy intensa y es bueno impregnarla con sentimientos positivos y visualizar nuestros propósitos ya cumplidos para que eso se termine materializando. 
Creo firmemente que nosotros mismos podemos crear lo que queremos con nuestra mente. Y que podemos moldear nuestra mente a nuestro gusto, simplemente cambiando lo que pensamos a voluntad. 
Por ejemplo, hasta hace poco tiempo tuve un problema de insomnio que me duró varios años. El que ha sufrido insomnio sabe lo espantoso que es. Había probado muchas cosas para solucionarlo de la manera más natural posible sin hacerme daño con medicamentos. Muchas me han ayudado enormemente (hacer ejercicio físico, levantarme temprano todos los días, acostarme pronto, hacer yoga, meditar, beber infusiones de melisa, pasionaria, o tilo, leer antes de dormir, etc.), pero nunca se iba del todo. Con el pasar del tiempo descubrí que lo que me impedía dormir era el miedo a no poder dormir en sí mismo. Sí! Comencé con mi problema de insomnio por una situación personal, pero cuando superé esa situación me quedó el miedo al insomnio y a no poder dormir. Ese miedo me generaba mucha ansiedad a la hora de acostarme e impedía que el ciclo se acabe. 
Gracias al universo pude descubrir lo que realmente me causaba el insomnio y con las técnicas que conocía traté de eliminar ese miedo. Pero al final de todo lo que mejor resultó y de hecho me permitió eliminar esa ansiedad y curar el insomnio fue el poder de mi mente. Un día, harta de la situación, me dije a mí misma "Para, hoy se termina esto" y comencé a pensar: "Yo controlo mi propio sueño y me duermo naturalmente cuando quiero. No necesito medicinas, ni leer ni meditar ni nada. Simplemente me duermo cuando quiero porque soy una persona saludable y puedo hacerlo." 
Repetí cientos de veces en mi mente estos pensamientos y desde esa noche duermo cuando quiero y me despedí del insomnio. 
Fue para mí un nuevo comienzo y la experiencia me permitió comprobar el poder de la mente y lo que pensamos. Comencé a entender un poco mejor la necesidad de tener una mente más pacífica. Tener tantos pensamientos dando vueltas hace que sea muy difícil controlarlos y entre ellos mismos se retroalimentan, creando la mayoría de las veces pensamientos destructivos. Esto es porque el ser humano naturalmente tiene una mayor cantidad de pensamientos negativos que positivos. Además, a menor cantidad de pensamientos, más fácil se hace identificarlos individualmente y corregirlos en el caso de ser necesario. Por lo tanto, decidí que era tiempo de reforzar la práctica de la meditación para poder tener un mayor control sobre mis pensamientos, una mente más pacífica y un corazón más receptivo. Junto a un estilo de vida saludable y enfocado en el crecimiento espiritual, personal y material es la fórmula del éxito.

Esa es la razón de mi reto para enero del 2021: ¿Te atreves a realizarlo y comenzar el año tomando acción para cambiar tu vida? 
Te reto a meditar todos los días, tú puedes hacerlo!

¿Qué es la meditación?

  • Es una técnica milenaria que, según mi experiencia, nos permite el contacto con nuestro Real Ser, nuestra Esencia y lo que somos de verdad.
  • Al practicarla correctamente permite que nuestra mente y nuestros sentidos se apacigüen y se exprese dentro nuestro sólo la fuerza del amor
  • Distintas cosas pueden experimentarse durante una meditación. Es un encuentro íntimo con nosotros mismos. Con partes internas/espirituales que, en muchos casos, no conocíamos previamente. 

¿Cuáles son los beneficios que obtengo de la práctica?

Los beneficios de la meditación son múltiples, en todos los aspectos: espiritual, psicológico, físico. En mi post 40 beneficios de la meditación puedes conocer muchos de ellos. Pero hoy el beneficio que más nos interesa destacar es que, con la práctica de la meditación podemos tener un mejor control de nuestros pensamientos, haciendo más sencillo el trabajo de eliminar aquellos que nos perjudican e impiden que logremos nuestros propósitos de crecimiento, o aquellos que nos causan penas o incluso enfermedades que nos traen mucho dolor.
Además de la sensibilidad y armonía que se obtienen con la práctica. Convirtiéndonos a la a larga en personas más sencillas y receptivas, más conscientes, con mayor cantidad de pensamientos positivos que impactan en nuestra vida transformándola en todo lo que anhelamos.


¿Cómo se practica correctamente la meditación?


Consiste en una serie de pasos que debemos trabajar individualmente hasta dominarlos.
La meditación en realidad es un estado que se logra con la correcta ejecución de otros pasos previos: La relajación y la concentración.
Para que esta práctica sea efectiva debemos acompañarla con un estilo de vida acorde. No podemos pretender meditar si salimos de fiesta o nos emborrachamos varios días en la semana, si nos dormimos a las 3 am todos los días, o nos levantamos a las 10 am o más tarde. Si comemos en exceso alimentos ultra procesados, o si nos pasamos el día viendo series o películas violentas, u oyendo canciones de rock pesado.
Es muy importante si quieres lograr resultados meditando cambiar tus hábitos.
El horario ideal para practicarla es a penas te despiertas muy temprano en la mañana o antes de dormir.
Presta atención a la técnica para poder hacerlo  bien:

1) La relajación: Relajar el cuerpo físico. 

  • Debemos adoptar una posición cómoda, preferiblemente sentados con la columna recta, de tal forma que estemos lo suficientemente cómodos como para durar en esa postura bastante tiempo. 
  • Respirar profundamente llenando los pulmones de aire de forma lenta, retener el aire dentro unos segundos y exhalar despacio todo el aire. Repetir ese ejercicio cuantas veces sea necesario hasta comenzar a sentir la relajación.
  • Luego seguimos respirando normalmente por nariz.
  • Nos haremos conscientes de nuestro cuerpo, de su peso sobre la silla o el suelo, y comenzaremos a repasar cada parte de él. Al hacernos conscientes tenemos que descubrir si cada parte de nuestro cuerpo se encuentra relajada o tensa. Si está tensa, la relajamos voluntariamente.
  • Comenzamos en lo pies y subimos hacia la cabeza en el siguiente orden: pies, piernas, muslos, glúteos, órganos reproductores, vientre, pecho, manos, antebrazo, brazos, hombros, cuello, cabeza, rostro (frente, entrecejo, ojos, nariz, boca, dientes, barbilla).
  • Es muy importante tomarnos el tiempo necesario para lograr una buena relajación
2) La concentración: despejar la mente y enfocarnos
  • En esta segunda etapa nos concentraremos en sentir los latidos de nuestro corazón o nuestra respiración con nuestro cuerpo relajado. Podemos también concentrarnos en música clásica instrumental tranquila que hayamos puesto para la práctica.
  • Lo importante en este momento es concentrarnos y no involucrarnos con ningún pensamiento que surja.
  • No debemos luchar contra nuestros pensamientos tratando de evitar que se manifiesten ya que esto nos distraerá. Simplemente hay que dejarlos manifestarse, pero no involucrarnos, es decir no ponernos a pensar en ellos y siempre volver a sentir nuestro corazón y concentrarnos en eso.
  • Tener paciencia es la clave en este punto. Calmar la mente lleva mucho tiempo y mucha práctica. No lograremos calmarla en el primer día ni en el segundo, solo el tiempo y la constancia nos darán como resultado una mente cada vez más pacífica.

3) La meditación: Estado resultante de los pasos anteriores correctamente ejecutados a lo largo del tiempo.

  • En este estado la mente no tiene participación. Es un encuentro con nuestra esencia, nuestra parte espiritual.
  • Probablemente te lleve un tiempo de práctica para poder lograrlo, pero vale la pena. Si haces bien los pasos anteriores puedes tener destellos de este estado desde el primer día, que irán aumentando tus ganas de sentirlo por más tiempo y por lo tanto te motivará a seguir practicando.
  • Es muy personal y cada persona experimenta distintas cosas. Pero principalmente nos inunda una sensación de paz.
  • Al salir de este estado y volver a nuestras actividades cotidianas todo comienza a ser relativo y muchas cosas pierden la importancia que les dábamos previamente. Dejamos de ver problemas por todos lados. Nos transformamos en personas más calmadas y menos reactivas.

RECOMENDACIÓN FINAL: Te dejo esta playlist de Spotify con canciones ideales para meditar

Pregunta: ¿Practicas la meditación? ¿Quieres aportar algo a este artículo según tu experiencia?

Déjanos un comentario para conocer tu opinión!
Uso cookies para darte un mejor servicio.
Mi sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más