amazon

Consejos para descubrir tu vocación. ¿Por qué nos cuesta descubrirla?

Consejos para descubrir tu vocación. ¿ Por qué nos cuesta tanto descubrirla?



¿Alguna vez te has preguntado cuál es tu vocación? ¿Sientes que todos los que te rodean saben lo que aman hacer menos tu?
Aquí te voy a contar un poco a cerca de la vocación, por qué te cuesta saber cuál es y cómo descubrirla. 

¿Qué es la vocación?


La vocación es la necesidad de realizar durante toda la vida determinada actividad. Es un llamado interno que nos indica el camino que debemos seguir hacia nuestra plenitud y felicidad. 
Por otra parte, todos los seres humanos, absolutamente todos sin excepción, tenemos talentos. Un talento es la capacidad  o aptitud innata para aprender y desarrollar habilidades relacionadas con una actividad puntual. Por ejemplo, hay personas que tienen una enorme facilidad para aprender música. Otros, para pintar y dibujar. Otros tienen un talento natural para convencer y agradar a otros. Algunos saben dar discursos que dejan huellas. Y están también los que con su calidez y empatía tienen un talento especial con el que hacen sentir bien a otras personas.
Como verás, un talento puede ser aplicado a diferentes actividades. Una persona con talento para la música puede desarrollarse en el campo de la composición, puede cantar, tocar un instrumento o enseñar. Una persona con talento para agradar y convencer puede desarrollarse en ventas o coaching. Alguien con una buena oratoria puede sentirse cómodo en la política, en la docencia o en el campo de las leyes e incluso de la religión. Los que tienen una calidez especial, mucha empatía y deseos fervientes de ayudar pueden sentir que su campo es la medicina, la enfermería, el ambientalismo, la caridad.
Ese camino que elije una persona en base a su talento es SU VOCACIÓN. Siempre y cuando haya elegido ese camino escuchando a su corazón.


¿Por qué nos cuesta descubrir nuestra vocación?


Este problema no es culpa del individuo sino del sistema y de la sociedad en general.
Desde que somos pequeños, en el hogar y en la escuela (la mayoría de las veces, aunque cabe aclarar que no es así en todos los casos necesariamente) nos enseñan QUÉ PENSAR en lugar de enseñarnos CÓMO PENSAR.
Es decir: nos enseñan, por ejemplo, cuál es el político que hace las cosas bien y cuál es el que hace las cosas mal, en lugar de enseñarnos a discernir por nosotros mismos y a formar nuestra propia opinión. O nos enseñan a qué equipo de fútbol debemos alentar, pero no nos enseñan las reglas del juego y la historia de los equipos para que nosotros formemos nuestra propia opinión al respecto. En el colegio nos enseñan definiciones "de memoria", debemos aprender textualmente lo que dicen los libros, en lugar de realizar un correcto proceso de comprensión y síntesis de lo que se estudia. Incluso nos enseñan cuál es el orden exacto que debemos tener en nuestra vida, primero graduarnos de la universidad, luego conseguir trabajo, mudarnos a nuestro propia casa, casarnos y tener hijos.
Así sucesivamente crecemos y siempre tenemos alguien que "piensa por nosotros" y nos dice qué pensar. En lugar de enseñarnos a pensar por nosotros mismos.
Por otra parte, existe un fenómeno especialmente peligroso que nos afecta a todos y es el MIEDO. El miedo es la sensación de inseguridad, aparece cuando nos enfrentamos a eventos desconocidos. Si bien es una reacción natural del ser humano y cumple hasta cierto punto la función de protegernos de eventos potencialmente mortales, la humanidad ha desarrollado miedo exagerado por todo. Logrando así personas que temen hacer lo que aman o ser ellos mismos por miedo al rechazo, y personas que rechazan, juzgan y critican a otros, por miedo a que las rechacen o a que los demás comiencen a ver sus defectos e inseguridades. Tenemos constante miedo a la falta de seguridad. Necesitamos "sentirnos seguros" a nivel económico, social, laboral, emocional, psicológico, físico, etc. Tenemos pánico al fracaso y a tomar riesgos de cualquier tipo.
Es tan cruel y triste como eso. Vivimos manejados por el MIEDO. Es el miedo el que impulsa a millones de personas sin vocación a estudiar carreras universitarias tan solo para obtener un título que les de seguridad de alguna manera. Ya sea económica, social, etc. El miedo hace que millones de personas oculten su verdadera identidad para poder encajar en una sociedad a la que solo le interesa si misma. Ese mismo miedo al rechazo crea grandes acosadores y bullies que hacen la vida de sus pares un infierno, y muchas veces los llevan a la muerte. 
Todos estos fenómenos derivados del miedo son los que nos impiden reconocer nuestra vocación y, muchas veces, nuestro verdadero yo. 
Es muy fuerte enterarnos de esto, ¿no?

Primer paso para descubrir nuestra vocación: Creación de listas


Como sociedad debemos reflexionar cómo afecta el miedo a la falta de seguridad en los distintos aspectos de nuestras vidas y corregirlo. Ese es el primer paso para poder descubrir nuestra vocación.
Debemos analizar, por ejemplo, cuando hablamos sobre alguien. ¿Por qué lo hacemos? ¿Es necesario? ¿Qué inseguridad propia se oculta detrás de mis observaciones sobre la vida o el aspecto de los demás?
También debemos analizar sobre las decisiones que tomamos. ¿Por qué lo hacemos? ¿Bajo qué condiciones estoy realizando mis elecciones de vida?
De esta forma iremos descubriendo nuestros propios miedos e inseguridades y las razones por las que hacemos lo que hacemos en nuestras vidas. 
Haz una lista de miedos e inseguridades y otra de razones por las que actúas y pasa al siguiente paso

Segundo paso para descubrir nuestra vocación: Los miedos e inseguridades


Primero deberás trabajar sobre la lista de inseguridades y miedos. El primer paso que debe realizar cualquier persona que desee cambiar cualquier cosa de su vida es darse cuenta y ACEPTAR en qué se ha equivocado. Entonces te recomiendo que te tomes tu tiempo para leer y reflexionar sobre esa lista de miedos e inseguridades. 
Tómate unos días. En distintos momentos del día reflexiona durante unos minutos en tu lista y trata de observar cómo todo eso te hace sentir.

Tercer paso para descubrir nuestra vocación: Todo está en la mente


Una vez que has aceptado tus miedos e inseguridades, es momento de cambiarlos para poder avanzar. La única forma de avanzar es vencer nuestros miedos e inseguridades, por lo que manos a la obra! 
Recuerdan que esos miedos e inseguridades son solo FANTASÍAS dentro de nuestra cabeza. NO son una realidad. Y si lo fueran, recuerda que tienes el poder de cambiar tu realidad tan solo cambiando tu manera de pensar. 
Recuerda que las circunstancias externas no te definen ni definen tu vida, pero sí lo hacen tus pensamientos.
Ahora, ¿cómo se eliminan los miedos y las inseguridades? 
Enfrentándolos.
Es la única manera, pero cuando lo haces la libertad que sientes es extraordinaria. Te deseo mucha fuerza de voluntad y valentía para enfrentar tus temores y vencerlos, para dar pasos gigantes hacia tu libertad y triunfo en la vida.

Cuarto paso para descubrir nuestra vocación: Las elecciones de vida


Ahora que te encuentras en camino a vencer tus miedos puedes comenzar a reflexionar sobre las razones por las cuales has tomado decisiones en tu vida hasta el momento. 
Si has realizado correctamente los pasos del 1 al 3, verás que en este paso te resulta mucho más sencillo visualizar los errores que has cometido. 
Debes sincerarte contigo mismo y pensar si:
  • Las decisiones que has tomado hasta ahora lo has hecho por ti o por alguien más
  • ¿Alguien ha influido en tus elecciones? ¿De qué manera?
  • Esas elecciones, ¿Te hacen sentir feliz y pleno?
  • ¿Sientes que existe un vacío en tu vida que no has podido llenar?
Recuerda que somos los arquitectos de nuestras vidas. Nadie más que nosotros mismos somos responsables del estado en que nos encontramos actualmente y eso es maravilloso, porque quiere decir que tan solo necesitamos comenzar a actuar para que, si no nos gusta cómo estamos ahora, comencemos a mejorar.

Quinto paso para descubrir nuestra vocación: Eliminar lo que está de más


Verás que luego de varios días de análisis tendrás mucho más claro el panorama y algo en tu corazón comenzará a surgir. Un fuego ha comenzado a arder y quiere salir. Esa es una de las sensaciones más bonitas que un ser humano puede sentir. El poder conectarse consigo mismo y su propio fuego.
Ahora es tiempo de continuar enfrentando miedos e inseguridades y eliminar de tu vida todo aquello que no te haga sentir pleno, o que sientas que no es lo que realmente quieres para ti. 
Cuando nos vayamos deshaciendo de esas cargas, ese fuego y esa sensación en tu corazón se harán cada vez más fuertes y comenzarás a experimentar la libertad.


Sexto paso para descubrir nuestra vocación: La vocación surge desde adentro


Cuando has cultivado tu fuego interno y has establecido una conexión con lo que proviene de tu corazón todo fluirá más fácilmente. Tus talentos comienzan a surgir naturalmente y poco a poco irás encontrando tu camino y tu vocación de forma natural. Confía en el proceso y no olvides escuchar tu corazón.

Descubrir nuestra vocación, si aún no hemos tenido la dicha de conocerla, implica un camino de autoconocimiento y de sanación emocional.
Podría haber escrito un artículo con pasos mucho más simples como: "haz una lista de tus talentos y elije el que más te guste. Luego puedes desarrollarlo con una actividad en particular" y hubiera sido un post menos extenso y más sencillo. Pero la realidad es que eso sería un proceso muy mental y la vocación no es una cuestión intelectual, sino una característica de nuestra alma. Es completamente espiritual. Está relacionada con nuestra misión particular, el motivo por el cual estamos vivos.
Por eso considero tan importante el proceso. Y también porque al realizarlo no solo vamos a descubrir nuestra vocación sino que vamos a cambiar y mejorar nuestras vidas y nosotros mismos como personas de manera exponencial.

¿Tu qué opinas al respecto? ¿Conoces tu vocación? ¿Vives de ella? Cuéntanos en comentarios lo que sientes.


Uso cookies para darte un mejor servicio.
Mi sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Acepto Leer más